lunes, 20 de julio de 2009

LA DUDA

Un entierro siempre es triste y supongo que nadie pretende que sea otra cosa. Pero algunos son especialmente desconsoladores y esto se percibe mucho más a medida que pasan los años y empiezas a sentir más cercana tu propia muerte.

Además, siempre hay una parte de tu vida, por muy pequeña que sea, que se entierra también con esa persona a la que has conocido, con la que te has reído, cantado, jugado o sencillamente te ha dado de comer cuando eras pequeño. Sabes que jamás vas a poder vivir nuevamente todo eso y que, a partir de ahora, y eso en el mejor de los casos, será un recuerdo grato para algunos y para otros dentro de poco ni eso. Y sin embargo, quiso y la quisimos.


En cada despedida vamos perdiendo algo de nosotros mismos que está estrechamente vinculado al que acabas de enterrar.

Y, lo pretendas o no, allí, en ese mismo momento, eres consciente de que cualquier día puedes ser tu mismo el que estés metido en una caja de madera y desciendas lentamente hacia una fosa. Que una serie de miradas observen ese instante e, incluso, alguno tenga un gesto de dolor que lo humanice.

Y sabes que tú también pasarás a ser un vago recuerdo y poco más. Algo tan breve como el responso que el sacerdote reza mecánicamente porque, evidentemente, es su obligación. ¡Curiosa obligación! Recordar por obligación...

Y piensas en sí antes has hecho todo lo que tenías o debías de hacer o si, por el contrario, esa persona que se ha ido, se lleva alguna deuda con ella, de la que posiblemente tú no tenías ni la menos noción y que, ahora, jamás vas a poder saldar. Siempre me quedará la duda y esa no se entierra.

7 comentarios:

  1. Txema querido, es la reflexión de todos nosotros ante la desaparición de una persona a la que has querido y que ha representado algo especial en tu vida. Si hicimos o no lo que creíamos que debíamos hacer. Esa duda es pavorosa por eso hay que evitarla haciendo en vida lo que cada uno crea que debe hacer. Después el arrepentimiento no sirve y además es muy castrador.
    Es en vida cuando debemos decir lo mucho que queremos, nuestro agradecimiento, nuestra entrega. Como no existe el más allá, vamos a quedarnos con el "más aca" y expresar ahora y aquí el cariño.
    No estes triste. Se ha ido despues de una larga vida.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras son sabias. Parece mentira que estés tan lúcida a estas horas.

    ResponderEliminar
  3. Creo que sobran las palabras, Txema. Un abrazo.No quiero comentar nada más sobre esto, porque no me trae recuerdos agradables, precisamente.

    ResponderEliminar
  4. Txema te conozco por tus escritos desde hace muy poco. Como supongo que a la viceversa será igual, me atrevo a exponerte mis pensamientos, para que me conozcas mejor.
    Verás, ¿como te lo diría?, me duele tu dolor, te comprendo y me gustaría animarte diciendo que tu fin está lejos, que todavía te queda mucho por vivir... en fin, eso me gustaría, pero no es lo que pienso.
    Pienso que tenemos a la muerte por algo odioso y que no queremos ni nombrar (decimos: lagarto, lagarto)
    Sin embargo para mí es algo natural y aunque no la deseo, sé que en cualquier momento estoy allí en vez de aquí...como decía una copla, "para morirse sólo hay que estar vivo"
    Yo he estado a los piés de la parca y sé de lo que hablo.
    Desde hace mucho, estoy haciendo previsión de lo que quiero para ese momento, me ha costado que mis familiares me entiendan, pero lo han hecho; y casi, casi ven ese final tan natural como yo lo veo.
    Nacemos y morimos. Es ley de vida.
    Lo único que no puedo eludir es la pena de no irme con la persona querida.
    Esta perorata que te acabo de soltar y espero sepas disculpar, es para ver si te animo y pasas de pensar cosas negativas.

    Un abrazo achuchao

    ResponderEliminar
  5. Gracias María. Sabes? No es tanto el problemade la muerte, que también, sino mis propias carencias en el trato con las personas. A veces me siento un poco deshumanizado.

    ResponderEliminar
  6. Muy profundo y emotivo, Txema... algo tan personal y a la vez tan dramáticamente extensible....

    Quizás esa deshumanización que comentas sea en el fondo una especie de miedo a un cierto tipo de muerte que se trata de tapar desde la distancia y el callo.. miedo a la muerte de lo que somos, independientemente de que nos guste o no, y queremos salvaguardar como sea... Paradójico... y humano.

    Lo mejor es pensar que el mundo va a seguir aquí mucho más allá de nosotros y descargarnos todo lo posible de esa carga espantosa y paralizante... Nunca sabemos dónde se esconde, pero sí que lo hace...

    Hay algo más fuerte que ese nunca.. y es el siempre... Desde aquí todos mis ánimos, Txema....

    ResponderEliminar
  7. Troll eso es exactamente lo que he querido decir y no he sabido. Me he quedado un poco en tierra de nadie, en la superfcie, en una reflexión huera, casi simbólica.

    En realidad soy consciente de que mi tía ha vivido 98 años y eso no está nada mal y que sólo en el último año sus condiciones vitales dejaron de ser minimamente aceptables.

    Pero, es que no me refiero a la muerte física, o no sólo, sino a una muerte ética. Una muerte que se produce en mí mismo.

    El problema, en mi humilde opinión, es que arrastramos, queramos o no, la terrible losa de la herencia judeo cristiana del concepto de la culpa. Y no me refiero a sus culpas, sino a las mías, que, precisamente, su muerte ahonda, lejos de expiar.

    No me tranquilza su muerte que podría llevarme a la idea de "un problema menos", y, por contra me conduce esta otra: una posibilidad menos de servir para algo a alguien a quien tengo (tenía) cerca.

    De qué me sirve amar la revolución, pretender salvar a la mitad del mundo, sino soy capaz de ayudar al más próximo. Y esta muerte aumenta esa contradicción.

    Eso es lo que me hubiera gustado saber explicar con más destreza.

    Gracias Troll.

    ResponderEliminar