jueves, 30 de julio de 2009

CANSANCIO

Llevo unos cuantos días sin escribir en este blog por la sencilla razón de que no se me ocurre nada digno que traer a esta compartida casa virtual y la verdad creo que para escribir chorradas es mejor no hacer nada. Además no quiero haceros perder el tiempo.


Y es que empiezo a estar seriamente cansado. Y no sólo me refiero a una fatiga física que, el terrible calor de estos días en esta meseta manchega agrava, sino también al desfallecimiento mental que me producen muchos de los acontecimientos con los que tengo que convivir cada día.

Es muy posible que alguno crea, no sin razón, que sin estar cansado igualmente lo que aquí traigo son tonterías. Puede ser, pero por lo menos están un poco más elaboradas de lo que lo estarían en esta situación de aplanamiento. Y, por supuesto, doy por sentado que vosotras y Troll no lo pensáis pero, también imagino, que hay otros visitantes que si lo estimarán así. Afortunadamente no dejan sus comentarios.

Así que en ocasiones me planteo, supongo como muchos de nosotros en algún momento, empezar a soltar lastre y abandonar todo aquello que me resulta fatigoso y acaba por convertirse en una carga más que en algo gratificante. Tranquilos, que no estoy pensando en este blog.

Por supuesto no pienso dar el latazo con cosas que no vienen a cuento, no voy a contar lo triste que es mi vida y que estoy deprimido. En primer lugar porque, aunque no sea una existencia con especiales alegrías, y que en el balance provisional tiene alguna sombra importante, en conjunto es aceptable, con lo cual me doy por conforme.

Pero hay otras cosas que muchas veces me fatigan bastante: por ejemplo, cuando decidí volver a la política activa, después de muchos años de alejamiento, sabía que el riesgo era alto, que las posibilidades de que, el poco tiempo que tengo para mi ocio quedara seriamente reducido, se iba a convertir poco a poco, o mucho a mucho, en una realidad. Sin embargo, sólo a mí, puedo culpar, sí es que en ello hay culpa, de semejante decisión.

Pero, desgraciadamente, el tiempo a cierta edad, no ya es que pase rápido, es que vuela, y eso tiene repercusiones significativas en mi estado de ánimo que, hace treinta años, no me preocupaban lo más mínimo. Y noto, además, que se me están quedando demasiadas cosas pendientes, sin cerrar definitivamente. Por supuesto, la política, no es una excepción.

Mi padre siempre me dijo que yo nací un siglo tarde; que por mi forma de ser tendría serias dificultades a adaptarme a estos tiempos. Claro, eso me lo decía hace ya una buena cantidad de años, o sea, que ahora la cosa debe ser peor. Y aunque yo pensara en su momento era una de sus muchas exageraciones creo, con la ventaja que me da el paso del tiempo, que algo de razón tenía, porque la verdad es que en muchas ocasiones me encuentro incomodo e inadaptado.

Deduzco que el problema debe ser mío porque los demás, los que habitualmente me rodean, actúan entre ellos de forma muy similar, por supuesto con las deferencias que siempre hay entre cada persona pero, eso sí, de acuerdo con un patrón muy parecido que responde a unos criterios que me resultan extraños.

Una de las cosas que más me cansa es el trabajo diario. Poque tengo que soportar unas situaciones, como la que he vivido hoy, que me producen auténtica indignación. La verdad es que no entiendo como puede haber gente que esté desempleada, con una preparación magnífica y con deseos enormes de trabajar y tengamos que aguantar y además proteger a una panda de vagazos que lo único que pretenden es trabajar lo menos posible. ¡Y encima son los más reivindicativos!

La falta de organización, la afición a echar balones fuera, la ley del mínimo esfuerzo, en fin todo aquello que suponga no asumir una responsabilidad por la que cada fin de mes se cobra. Eso sí, a los demás se les exige que estén siempre en disposición de actuar con celeridad, eficacia y además con buen talante, sin rechistar. ¡Que desfachatez!

Bueno, no quiero insistir sobre el tema y además tampoco creo que sea demasiado interesante. Supongo que es parte de la condición humana pero a mí me fastidia y mucho.

No os toméis estos comentarios demasiado en serio. Hoy no ha sido un buen día. Empezó mal y, tras conocer las noticias, fue a peor.

Os quiero

11 comentarios:

  1. Querido Txema, es el ejemplo más claro de que la vida, la tuya, la mía, la de los otros, se compone de claroscuros. Unos días aparece el sol con su brillo y su esplendor y tu nos lo inunda. Otros, es la lluvia la que inunda nuestro silencio y nos llena de pesar. Para estos momentos, para estas soledades, siempre es bueno hablarlo y compartirlo. Poder hacerlo con personas que ahí están, que aquí estamos, y escuchamos con atención y vivimos solidariamente tu pesar de unas veces, tu alegría de otras, es un privilegio que tu te has ganado y que no todo el mundo lo tiene.
    Una copita de vino del mejor para brindar con tus seguidores, un descanso reparador y una sonrisa risueña... es lo que quiero hoy para ti.
    Un beso querido bloguero

    ResponderEliminar
  2. Luego dirás que me paso de generoso contigo. Siempre encuentras las palabras justas pata transmitir sosiego.

    Si, la verdad es que hoy ha sido un mal día. Y encima esas dos muertes infames. ¿Cuándo acabará este delirio?

    ¿Has leído mi entrada sobre ETA? Hay una cosa que me ha llamdo la atención y pensaba escribir aquí sobre ello. Porque aunque está relacionado con la política me parece más bien de este blog.

    Pero, esa única neurona hoy ha dicho que no.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Txema... Todo lo que te dice Nuestra Carmen, lo suscribo de la A a la Z..
    Estamos aquí y de aquí no nos moveremos, de tu lado..
    Hoy, lo sabemos todos no ha sido un buen día.. ha sido un "dies horribilis" o como se diga...

    Pero hemos de seguir, levantar el ánimo.. entre todos.. traígo té, pastelillos y ramitos de Jazmín para endulzar y perfumar tu casa, nuestra casa...

    Besos...

    ResponderEliminar
  4. En la línea de mi comentario anterior, cada entrada que haces se van destapando más de esas cosas importantes que mencionaba, y eso es digno de, como mínimo, una celebración como la que te proponen ellas....

    No puedo evitar resaltar la manera serena en que hablas de tu conformidad neta para con tus circunstancias vitales, pero el mero hecho de que, por ejemplo, la depresión afecte más al 'Primer Mundo' que al 'Tercer Mundo' ya es un indicativo por sí solo de que lo que más importa es como uno se siente, y que ello no tiene por qué ir ligado uno a uno con esas circunstancias. Digo esto, porque creo que a veces una persona se puede llegar a sentir culpable por partida doble: por un lado por su bienestar y por otro por su malestar en ese bienestar, y creo que ello es un sufrimiento innecesario...

    Por otro lado, y lo siento, pero rezo para que nunca dejes de sentirte un inadaptado, ya que ante ejemplos como los que comentas, y tantos otros que emborrachan nuestra mente de basura egoísta y superficial a día de hoy, la mejor condición es compartir lo mínimo con muchos de nuestros congéneres y librarse de esa epidemia vacía y vergonzosa a toda costa....
    En el caso concreto que mencionas, esa gente es la que más se queja porque son casos a los que el bienestar, llevado a un extremo lamentable, ha bajado el umbral de tolerancia al dolor y el esfuerzo al mínimo. Más que caraduras.. son unos pobres inmaduros e indefensos desgraciados.
    Eso sí, que los cure y los atiendan sus madres, que a los demás nos llega con lo nuestro (y lo suyo, tantas veces..)... Si el milagro es que todo vaya tan 'bien' con este personal.... En fin..

    Ánimo Txema, que el camino está ahí, por mucho que corra el tiempo....

    PD: perdón por extenderme un tanto...

    ResponderEliminar
  5. Txema, Txema, arriba este ánimo amigo mío, hay días, momentos, circunstancias en que lo mandaríamos todo a rodar, necesitas unos buenos días en la playa, comiendo, bebiendo y durmiendo todo lo que el cuerpo te pida, lo importante es desconectar del mundanal ruido, luego, seguro que vuelves nuevo, casi casi para estrenar.Eres joven todavía, espera a llegar a mi edad y verás, si te agobia la política mándala a hacer puñetas, dedícate a lo que más placer te de, sín agobios y mala leche,(la política altera a
    cualquiera). Bueno querido Txema, espero que hoy tengas un día mejor mi niño,te mando un abrazo de subida de ánimos bien fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro mucho de que de vez en cuando nos regales con algo en este blog.Un abrazo, Txema.

    ResponderEliminar
  7. Ánimo Txema!! Estoy de acuerdo con Carmen.

    Muchos besoss

    Sara

    ResponderEliminar
  8. Pues para no querer decir nada, ya has escrito muchacho.
    ¿Por qué no escribes aquí esas cosas que siempre estás guardando para ti y que puede que te hagan pupa dentro?
    Estas páginas son para eso para descargar, vomitar, largar lo que no queremos que a nadie moleste. Ya hemos quedado en que este es tu espacio y las que estamos y Troll, no fiscalizaremos lo que escribas en él.
    Txema, yo dejé el trabajo y la política (sindical en mi caso) para poder vivir cuando todavía era "joven" y no me va mal.
    Tengo muchísimo menos dinero, pero tengo más salud y alegría de vivir. Te lo recomiendo.

    Mañana verás las cosas de otra manera, seguro.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. María, crees que tengo derecho a estar en la queja permanente. Tendría tantas cosas que contar...

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Txema, muchas gracias por tus comentarios en mi blog, que me trajeron aquí, no te conviertas en un "adaptado", bienvenido al club.... un muy cordial saludo.

    ResponderEliminar