sábado, 28 de abril de 2012

EL TESTIGO DE PIEDRA





Que infausta se torna la vida
en la hora dura  y terrible
de tu ausencia indeseada .

La luz  de tu presencia tan querida
un segundo antes clara y luminosa ,
se oculta,   en un veloz instante.

Y llega a mi la horrorosa tiniebla
de tu  ausencia tan temida,  
que me atenaza el alma
y me transporta inclemente
a la noche larga e infinita

Tiemblo al sentir la hora
de tu marcha cada tarde;
siento cercano el  temor
de un adiós definitivo
cualquier día.

Y quedar para siempre perdido en la soledad
de ese  pétreo y mudo banco
al que pongo cada día  por testigo
de que te amo más que a mi propia vida




14 comentarios:

  1. Son muy tristes las despedidas es sentir un desgarro en el corazón, y una amarga soledad que invade todo el alma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muy bella la improvisación.
    Bicos

    ResponderEliminar
  3. María nunca me han gustado las despedidas, me producen una mala sensación, una especie de augurio negativo.

    Besos

    Dilaida siempre tan amalbe y generosa. Muchas gracias

    Bicos

    ResponderEliminar
  4. Siempre llegando al corazón...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Deduzco que te ha gustado María. Muchas gracias por tu "piropo".

    Besos

    ResponderEliminar
  6. si esas piedras del banco hablaran, que tantas historias nos relatarían de amores y desencuentros, como la tuya.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues así es Myr, si las piedras de ese banco hablaran contarían cosas sobre amores y desamores sin duda alguna. Lástima que sean testigos mudos o quizá no... quién sabe.

    En todo caso querida amiga dejemos volar nuestra imaginanción.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Atenaza el alma despedirse de alguien querido, tú lo has expresado muy bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Ah, las piedras. Cómo hablan además de ver!
    ¡Cuánto no habrán oído en secreto!

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Y más las de un banco. Menos mal que son testigos mudos.

    saludos

    ResponderEliminar
  11. No has vuelto a escribir Txema, espero que te encuentres bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Que profundo y hermoso es tu poema,todos los que amamos siempre tememos a la despedida ya sea porque el mor se acabe o lo que es más doloroso que el ser amado deje e existir,amar es ser feliz pero es temer perder esa felicidad,odio despedirme sufro mucho cuando personas que han hecho mi camino tan grato deben irse por lo que sea,por eso tu poema me ha tocado la fibra!un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Hola, non, no he vuelto a escribir. Verdaderamente son tiempos difíciles y los ánimos para la lírica no son los mejores.

    En fin, complicada es la situación, pero siempre queda la esperanza.

    Besos y gracias por vuestros comentarios y vuesttro interés.

    ResponderEliminar