domingo, 22 de enero de 2012

UNA CARTA DEL VIAJERO

Nuestro, creo que ya conocido amigo el viajero, me ha enviado una carta desde uno de sus retiros por tierras burgalesas. Os la reproduzco porque me parece que puede ser interesante. He omitido algunos comentarios que son de orden muy personal y cuya retirada no afecta al conjunto del texto. La carta original está manuscrita, así que es posible que haya cometido algún error al transcribirla. Perdonad si es así.





Mi querido amigo:


Espero que tu proceso gripal haya tocado a su fin y tu salud esté, en la medida en que esto es posible, definitivamente restablecida. Nada me produciría más satisfacción.


Te escribo desde este convento burgalés del que ya te he hablado en otras ocasiones. La verdad es que necesito unas jornadas de reflexión, paz y sosiego, tras los acontecimientos que he vivido en los últimos tiempos y que ya conoces (….)


Pero, incluso aquí, en la paz de estas habitaciones conventuales, rodeado de estas monjas de estricta regla benedictina y que, por cierto, cada día son menos numerosas, me he enterado de una noticia que me ha llevado al recuerdo de nuestra ya muy alejada adolescencia.


He leído un artículo tuyo, (….) en el que haces una breve reseña de la historia de Kodak, la compañía que ahora se ha declarado en quiebra. Yo, como tú, siento tristeza por este hecho, no porque tenga intereses en esa multinacional sino porque, de alguna manera, logró hacernos la vida más agradable durante muchos años y, de paso, iniciarnos en ese mundo maravilloso de la fotografía.


Me acuerdo especialmente del verano de 1972, cuando estábamos en aquel pueblo de la sierra madrileña, pasando nuestras largas vacaciones estivales. Como habías aprobado todo el curso de forma impecable,  tu padre te regaló una kodak instamatic, con sus correspondientes cubos flash.


¡Con que emoción me lo contaste! Ese verano podríamos hacer fotos de todos los sitios a los que fuéramos, incluso con poca luz. No habíamos caído todavía en la cuenta de que después de hacerlas llegaba la hora del revelado y nuestros ahorros no daban para mucho.


Foto: wikipedia


Y, en efecto, así fue. Durante muchos días fotografiamos todo lo que nos salía al paso. La mayor parte de las veces sin sentido y con precipitación de tal forma que, en muchas ocasiones, las fotos salían fatal, pese a lo fácil que era manejar esa cámara.


Recuerdo que en alguna ocasión estaban tan disparatadamente hechas que el laboratorio no nos cobraba el positivado porque dudaban de si su trabajo había sido correcto, ya que, cuando perplejos nos preguntaban quién había sacado las fotos,  contestabas “mi padre”, que era quien pagaba el revelado finalmente.


Así fue hasta que llegó Pilar ¿Recuerdas?


Era casi una niña (…) y todos nos concentramos en ella, mientras que ella se concentro en ti. Y entonces todo cambió en un instante, en un “clikr”. Las fotos de la instamatic ya no fueron para los paisajes serranos, la fuente de la calle mayor, o las de las chicas que iban a la piscina municipal que, por cierto, hacíamos de tapadillo.


Desde ese momento, el protagonismo pasó a ella: Pilar se baña, Pilar tomando el sol, Pilar sale de la piscina, Pilar se ríe, Pilar comiendo un bocadillo de sardinas…


No lo tomes en absoluto como un reproche, porque no lo es, sino como la constatación de un hecho. Pilar prefirió tu compañía quizás porque, eras el más serio de todos nosotros, que sólo pensábamos en el fútbol (….) mientras que tú sólo pensabas en ella. Fuiste sabio.


Pero, reconocerás, que la kodak instamatic también jugó su papel, estoy convencido. Fue un arma “temible” porque era una especie de adorno que mejoraba un producto, que ya de por sí,  era interesante. Y lo digo con total sinceridad.


Ahora, leo con tristeza que,  aquella empresa que puso la foto al alcance de todos, ha quebrado y que su futuro es muy incierto. Lo siento de verdad, sobre todo,  por quienes viven de ella, pero también por la gran cantidad de personas que, de alguna forma,  debemos a Kodak haber podido tener en alguna vez en nuestra vida la compañía de alguna Pilar,  y pasado el tiempo,  su  amable recuerdo en  una foto.


La instamatic pasó al baúl de los recuerdos, o se perdió en la noche de los tiempos; hoy es sólo objeto de colección. No me gustaría que Kodak se perdiera para siempre víctima del olvido.


Recibe un fuerte abrazo de tu amigo y nos veremos a mi vuelta para hacer unas cuantas fotos.

Enero de 2012

14 comentarios:

  1. Pues tiene razón tu amigo, gracias a las Kodak hoy tenemos muchos recuerdos de aquellos años.
    Bicos

    ResponderEliminar
  2. Ya lo creo. Y también a la Werlisa que, además, era española.

    ResponderEliminar
  3. Parece mentira como añoramos y estamos agradecidos a determinadas cosas que marcaron nuestra vida: coches,cámaras de fotos,libros o música..
    Unas nos acercaron a lugares lejanos, otras nos permitieron plasmarlos para siempre, otras en silencio y con su lectura nos los traen sea donde sea que estemos... y qué decir de la música..
    Hermoso y sentido Post, con muchos de los recuerdos que comparten con nosotros el Viajero y su amigo el ermitaño.
    Un abrazo para ambos

    ResponderEliminar
  4. Querida Martine, deduzco que el ermitaño soy yo.

    Curiosa deducción la tuya, pues mi vida se aleja bastante de la de un eremita, hombres por lo general castos y casi santos, circunstancias personales de las que me alejo bastante.

    Y, si, es verdad, añoro los tiempos de aquellas viejas cámaras, de la música de esos guateques, de todo lo que me devuelve a una jueventud que, lamentablemente, no pude vivir en plenitud.

    Beso mi querida y admirada nómada

    ResponderEliminar
  5. Cuando cumplí doce años más o menos (1966) me regalaron una Instamatic 104. Todavía guardo algunas de las instantáneas que hice y de donde me vino la afición a llevar encima siempre una cámara (más buena o más mala, según la cartera estuviera)
    Los cubo flash...¡qué recuerdos!

    Espero que el proceso gripal esté ya curado.

    Besos con ¡Clic!

    ResponderEliminar
  6. María, gracias por tus deseos que, lamentablemente, no se han cumplico. Aquí sigo tosiendo todavía.

    La verdad es qué no sé que pasó con la instamatic; se debió perder en alguna mudanza, pero también tengo alguna foto en blanco y negro.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Espero que ya estés mejor de la gripe. Cuídate.

    Una carta manuscrita en pleno Siglo XXI, guárdala como oro en polvo...

    Ay ... si, Kodak, toda una "institución" de recuerdos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Myr, es que este amigo mío es un poco especial. Usa estilográfica para escibir. Jajaja

    Gracias por tus buenos deseos para con mi salud.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta este viajero ermitaño, que se refugia en un convento benedictino, quizás no buscando una paz "divina", quizás sí buscando la sensualidad que produce el silencio, unos cantos benedictinos.
    Sí, me gusta mucho este viajero y sus recuerdos de las primeras fotografias. Aunque a mi juicio fue una pena abandonar la mirad de toda la naturaleza, de los amigos y sólo enfocarla hacia un objetivo. Si éste falla o desaparece, en qué fijarse? Multiples objetivos hay que fotografíar... pienso, no crees'
    Besos y recuerdos a nuestro viajero

    ResponderEliminar
  10. No fue el viajero quien dejó de enfocar, sino yo, más ocupado por entonces en la belleza de la moza que en los idílicos paisajes. Él siempre ha sido fotográfo de naturaleza, precisamente porque es viajero.

    Pero aquello fue circunstancial y, como bien dices, hay múltiples objetos de enfoque. Lo que pasa es que eso se aprende con el tiempo y entonces era un necio (ahora menos, pero también).

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué texto más hermoso, Txema. Desde el formato de la carta hasta su contenido.
    Me ha despertado la nostalgia por mi primera cámara, una Kodak también, por supuesto. Se va todo lo que fuimos...

    ResponderEliminar
  12. Si Pedro, se va todo lo que fuimos. Y gracias por tus elogios.

    un abrazo

    PD: me imagino que no te gusta el fútbol...

    ResponderEliminar
  13. ¿Dónde habrá quedado aquella cámara? a veces la nostalgia se apodera de nosotros con un simple objeto que es tan importante por quién te lo pueda haber regalado por las muchas imágenes tan importantes que pudo hacer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. No lo sé María. La cámara despareció de mi vida, como otras tantas cosas y, efectivamente, algunas fueron muy importantes.

    Saludos

    ResponderEliminar