sábado, 22 de enero de 2011

EL VIAJERO

El viajero estaba en verdad muy fatigado, casi al limite de sus fuerzas. El cansancio era tanto que ya ni se acordaba cuántas jornadas llevaba caminando sólo; ni siquiera era capaz de recordar cuándo había empezado su recorrido, ni desde dónde. El viajero estaba al borde de la derrota.

Sólo era capaz de rememorar que todo había empezado allí donde el frío entra en los huesos, donde la existencia de la belleza es casi una leyenda de la que algunos hablaban con dolor e incertidumbre.

Había salido para encontrarla. Sabía que estaba esperándolo en algún sitio; quizás lejano y en la más absoluta soledad. Allí donde sólo se escucha el silencio porque la belleza no es frecuente.

Pero,  ahora,  tan cansado y tan solo,  el viajero empezaba a pensar que no existía. Que los ancianos habían tenido razón al desaconsejar su intento de buscarla porque -además- si la encuentras qué harás con ella,  decían.

El viajero, estaba en sus cuitas, cuando creyó distinguir algo luminoso que interrumpía con su color la monotonía del horizonte grisáceo.

Se aprestó para acercarse con cautela ante la posibilidad de sufrir un nuevo espejismo. Rememoró con tristeza otras ocasiones en las que creyó haber llegado donde estaba ella.

Pero no,  esta vez no era un espejismo. Había frente a él una especie de tabernáculo, algo indefinible, inmaculadamente blanco, sin una sola mancha, perfecto. El viajero entró.

Tardó en acostumbrar sus ojos a la luz, ahora muy brillante pero, desde el primer momento,  el viajero supo que había llegado, que aquella a quien buscaba estaba allí porque esa luz y ese aroma sólo podía ser de ella.

Cuando por fin sus ojos pudieron distinguir, la vio dormida, bella, pálida, profunda. Sus labios, ligeramente abiertos,  expresaban como una sonrisa de bienvenida.

video
Entonces, el viajero se sentó sin decir nada. Tomó agua fresca de una vasija y esperó silencioso para no despertar a la bella. Se quedó dormido. El viaje de su vida había concluido.

33 comentarios:

  1. Bonito relato y la música también... qué pieza es? Y has hecho tú el montaje de fotos? Muy bonito Txema!

    ResponderEliminar
  2. Texto y música muy hermosos y nostálgicos a la vez..
    El viaje (de una de sus vidas) había concluido, como los gatos, tenemos más de una, estoy convencida, demasiado triste sería conformarse con una.

    Besos, Txema.

    ResponderEliminar
  3. Susana, la música es un adagio de Alessandro Marcello. Esta es la versión para oboe. Existe, al menos otra para guitarra.

    El montaje no es mío, aún no soy capaz de esas filigranas. Lo único que se debe a mi "habilidad" es el texto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Martine, no sé si desearía tener siete vidas como los gatos. Creo que el viaje debe terminar en un momento determinado.

    Bastante triste es muchas veces la vida como para encima tener que volver a soportarla. No, creo que es mejor así.

    besos

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que lo importante es disfrutr el trayecto.

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya, Txema, pensé que era la Inmaculada Concepción! Ja, ja.
    Como siempre, tus escritos trasmiten el movimiento y la vida que en otros solo es estatismo rococó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¿La inmaculada concepción? No, en realidad es una metáfora sobre la vida. Buscas y buscas y cuando crees que has encontrado lo que esperabas es casi la hora de plegar.

    En todo caso un poco escéptico. Me alegro de que te guste.

    un abrazo

    María Jesús, el camino a veces puede resultar demasiado largo.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Quizás merezca la pena vivir un poco más para escuchar a Albinoni y, sobre todo, para leerte a ti.

    bisous

    ResponderEliminar
  9. Tu precioso relato acompañado de ese maravilloso adagio, dan a este sábado frío un sabor especial.
    No es la cantidad sino la intensidad de ese camino que todos recorremos. Un final como el de este viajero, en que se encuentra con su amada, me parece magnífico. Al menos yo lo interpreto así. No termina sólo. Al menos, lo hace con su recuerdo. Me apetece ese final
    Te leo delante de una chimenea y preparada para tomarme una buena "olla".
    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Caramba Carmen ¿dónde estás? Pues sí, ese es uno de los posibles finales de esta historia. Como tú eres optimista y risueña has elegido el bonito.

    Si tuviera que elegir yo, como le he dicho a Marcos, diría que el pobre viajero llega al final y se encuentra a la amada dormida, no se atreve a despertarla con el consabido beso y también se queda dormido.

    Ves, es que no tengo remedio.

    Oye, pues disfruta de ese caldo.

    besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué me gustan tus relatos, Txema!

    Un beso dominguero.

    ResponderEliminar
  12. Gracias María. A ver si se me ocurren cosas de vez en cuando.

    un beso

    ResponderEliminar
  13. Ya veo con alegría que compartimos gusto músical, aunque durante este més me encuentre centrada en "música de guateque". El relato está muy bien, ya se bsrrunta el final desde el principio, el tema de la muerte lo he tocado en varias ocasiones en mi blog. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Ojalà mi viaje termine asi de plácido y si es en domingo, mejor.

    ResponderEliminar
  15. Emejota es difícil no compartir la belleza de ese adagio.

    Saludos

    Myr, gracias por tu visita en domingo.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Pues el texto ya es mucha habilidad... escribes de maravilla!

    ResponderEliminar
  17. Pues muchas gracias Susana. Con un poco de suerte me uno a tu familia y entre todos hacemos un "lobby" cultural.

    Sebastian le pone música a los textos, Dani imagen, yo escribo el guión y tú de representante. Veras que éxito. Y encima nos divertimos trabajando.

    besos

    ResponderEliminar
  18. Txema, tienes la sobriedad de la buena literatura española. Ese tono austero, esa luz metafísica, ese tono ocre de las Castillas. Tan triste y tan certero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué hermoso es el viaje a Itaca!

    Me encanta este blog.Un abrazo bien grande

    ResponderEliminar
  20. Ataulfa, me pongo un poco colorado con tanta alabanza. Creo que exageras bastante. No paso de ser un aficionado.

    Pero, igualmente, te lo agradezco mucho. Aunque a veces ese tono ocre podría cambiarlo por el azul del mediterráneo.
    besos

    Freia, Ítaca, es un viaje hermoso sin duda. Es un viaje necesario.

    besos

    ResponderEliminar
  21. En el fondo, el viaje no había hecho más que comenzar...

    ResponderEliminar
  22. Muchas veces ocurre como en este precioso relato: encontramos lo que buscamos al final o, al menos, somos consciente de ello, de que lo hemos encontrado.
    Un texto con un enorme aliento poético. Me ha gustado, querido Txema. Y el adagio es una hermosura de principio a fin; siempre he disfrutado con esa pieza de Marcello (qué limpidez y pureza destila).
    Un abrazo y gracias por el disfrute.

    ResponderEliminar
  23. Pedro es posible que el viaje empiece ahora. Nada hay en contra.

    saludos.

    Isabel gracias por tu generosidad. Es verdad que muchas veces encontramos al final lo que buscamos. Por eso estoy de acuerdo con Pedro en que ese puede ser el principio del viaje real.

    besicos

    ResponderEliminar
  24. Maravillosa metáfora Txema. Me gustó como fuiste relatando el viaje. Los detalles preciosos.
    Y el final... que decirte... me conmovió.

    ResponderEliminar
  25. Estupendo relato; leído además mientras se escucha ese adagio, resulta delicioso.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Carla y Aro. Sois muy amables.

    saludos

    ResponderEliminar
  27. esta asturiana por tu forma magnanima y bella de relatar sin esperar ser molestia se queda de tu seguidora,te manda un besin y decirte ¡¡¡ que grande eres maestro¡¡¡

    ResponderEliminar
  28. Ozna, no me molestas en absoluto y muchas grcaias por tu comentario verdaderamente amable.

    besos también para tí

    ResponderEliminar
  29. Desde mi viaje actual, paso a dejarte un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Gracias Myr. Te contesto tarde pero es que he tenido poco tiempo. Lo siento.

    saludos

    ResponderEliminar
  31. "- ...Un motivo para vivir, aunque me vaya la vida en ello.
    - ¿Quien soy yo para juzgar tu forma de vivir, de pensar o de amar?. Todos podemos ser un naufrago buscando una tabla que nos salve.
    - Ve entonces a buscarla, ¡amigo mío!. Mientras esa esperanza ilumine tus pasos, tu esfuerzo nunca será baldío."

    Este es un pequeño diálogo que me ha sugerido tu magnifico relato. La música es grandiosa.
    Un abrazo.
    Ibso.

    ResponderEliminar